Adrià Carrasco: “La gran victoria es no perder de vista el objetivo por el que luchábamos antes de que la represión nos golpeara”

En abril de 2018 Adrià y Tamara Carrasco fueron acusados ​​de terrorismo, rebelión y sedición por levantar las barreras de un peaje y pertenencia a los CDR. Un año después y aunque la Audiencia Nacional ha decretado que no se les pueden atribuir estos delitos, Adrià continúa exiliado en Bruselas y Tamara confinada en Viladecans

Marta Curull
 
 
 
Adrià Carrasco

Adrià Carrasco

Esta semana hace un año que Adrià Carrasco vive exiliado en Bruselas por haber levantado las barreras de un peaje durante las protestas de Semana Santa del año pasado. Esta semana también hace un año que Tamara Carrasco no puede salir de Viladecans para formar parte de los CDR. Ambos fueron acusados ​​de terrorismo, de rebelión y sedición y pese a que la Audiencia Nacional ha descartado que se les puedan atribuir estos delitos, ninguno de los dos ha podido cambiar su situación, ya que el estado español sigue confinando a Tamara en Viladecans y mantiene una orden de búsqueda y captura sobre Adrià Carrasco.

Hace un año que estás en el exilio, aunque no acusado de terrorismo, ni rebelión ni sedición desde noviembre, aún no puedes volver

Las medidas cautelares de Tamara siguen en vigor y yo tengo una orden de búsqueda en el estado español y no me planteo volver hasta que no se me levante la orden. Este año ha habido momentos de todo: de tristeza, de frustración e impotencia pero también ha habido momentos muy buenos. Nos hemos encontrado con mucha gente solidaria y hemos recibido mucho apoyo, he crecido como persona e intento convertir esta impotencia en ganas de trabajar y de salir adelante.

Ahora que hace un año, vuelva a recibir estas muestras de solidaridad

Sí, da mucha fuerza ver que tienes gente detrás que está trabajando para que se sepa, que está difundiendo el caso a través de charlas, de conciertos, actos y jornadas antirepresivas. A mí me hace sentir muy acompañado y me empodera mucho.

Tanto tú como Tamara habéis dicho que vuestros casos evidencian una persecución a las personas que se organizan y luchan. ¿Cómo haceis frente?

Intento no dejarme hundir, porque esto me ha pasado a mí como podría haber pasado a cualquier otro. Pero te cambia la vida completamente, aunque intento seguir teniendo una vida normal, porque este gesto es la primera victoria ante la represión. También intentamos mantener las comisiones políticas, no dejarnos encoger y seguir creando discurso para poder hacer frente a la maquinaria represiva que tenemos delante.

¿Consideras que la estrategia de la represión ha dado fruto?

Creo que no, en absoluto. Porqué la acción por la que se nos acusa, se repitió el pasado 1 de octubre en 11 peajes simultáneamente. Buscaban criminalizarnos, perfilar en la mente de las personas que se movilizan que no se puede levantar la barrera de un peaje porque te puede pasar lo que nos ha pasado a nosotros. Y que se repitiera, es una victoria gigante que me llena de orgullo, más que cualquier jornada antirepresiva. Ver que no han conseguido lo que querían con nosotros es lo que más me da coraje y me llena de una alegría inmensa.

Pero sí he de reconocer una derrota nuestra: todas tenemos que hacer una reflexión. Y es que la represión tiene un objetivo muy claro que es atemorizar, pero luego tiene otro más velado que es redirigir los esfuerzos de un colectivo: cuando luchas por una causa y te topas con estos casos, debes redirigir tus esfuerzos hacia la lucha antirrepresiva. Y eso a veces nos hace perder de vista por qué estábamos luchando antes de que esta represión nos tocara.

La mejor victoria, además de la solidaridad, es no perder de vista que tenemos que seguir luchando por lo que estábamos luchando.

ESCUCHA LA ENTREVISTA COMPLETA EN RADIO TIERRA

Uno de los objetivos de esta represión era demostrar que los CDR son organizaciones violentas.

Para las acusaciones de rebelión les faltaba la violencia y se la querían inventar con nosotros. Pero es difícil inventarse un relato con unas pruebas que no existen. No pueden demostrar que somos violentos y mucho menos que seamos terroristas, Buscaban en nosotros el brazo armado del independentismo y no la han encontrado. Aún así los medios lo inventan igualmente: lo que pase es igual, el titular lo sacarán aunque el hecho no esté.

En la línea de lo que comentabas, sobre redirigir esfuerzos en la lucha antirrepresiva, parece que ahora todo el discurso sea sólo en clave de la liberación de los presos. ¿Qué crees que deben hacer los movimientos para centrarse en lo que era su objetivo inicial?

La solidaridad es totalmente necesaria y los represaliados necesitamos apoyo. Pero este cambio es más un proceso mental que un hecho tangible. Sí que es verdad que la mayoría de actos van destinados a apoyar a los presos y he visto pocos actos últimamente que hablen del proceso constituyente o de cómo queremos esta república. Hemos perdido de vista lo que estábamos haciendo. No sé realmente la respuesta, pero lo que sé seguro es que tenemos que seguir adelante, aunque nos haya pasado esto, que es gravísimo. Tenemos que intentar concentrarnos en lo que estábamos haciendo.

¿Crees que el govern catalán también ha perdido de vista su objetivo inicial?

El govern creo que tiene gente con ganas de trabajar, pero también hay gente que está acomodada en el escaño y a la que ya le va bien tener 10 años más de procesismo. A esta gente les pediría que dejaran paso a los que lo tienen claro.

A vosotros os vinieron a la Policía Nacional y la Guardia Civil, pero la semana pasada a Rut, la chica que fue encarcelada por participar en una protesta contra VOX, la arrestaron los Mossos.

Este tema me interesa muchísimo, porque con el efecto del independentismo, la mayoría de personas ha descubierto la represión, pero, como muchos ya sabíamos, ya existía antes del Procés. Hay mucha gente que está en la cárcel sólo por ser disidente y por hacer lo que tenía que hacer.

Pero no ha sido hasta ahora que mucha gente ha descubierto que existe la represión y que el estado español es un régimen opresor y todas esas cosas que se dicen ahora. Pero también está quedando patente que, dependiendo de quien reprima, pecamos de tener una solidaridad selectiva y eso es gravísimo. Todo el mundo se merece el apoyo de la gente, sea independentista o no.

Y es que los Mossos tienen un problema gravísimo que se llama BRIMO desde hace muchos años y está claro que esta rama del cuerpo efectúa detenciones en función de la afinidad política. Creo que en la cabeza de un antidisturbios no hay demasiado nada, pero lo que seguro que no hay es solidaridad ni comprensión hacia el otro. Por lo tanto, hasta que no llegue alguien a los Mossos con ganas de limpiar el cuerpo de personas que no deberían tener un cargo policial, tendremos este problema.

Tú que eres exiliado pero no eres político, ¿te has encontrado con que se te hace menos caso que a los exiliados que formaban parte del Parlamento?

Es verdad que en los medios vende más un titular que habla del Puigdemont que sobre un chaval que no era nadie. Siempre se tiende a focalizar más hacia una persona que ya tenía un eco mediático, pero pienso que he recibido muchas muestras de solidaridad de gente anónima y que esto es con lo que me quedo.

No tienen ninguna prueba que demuestre ninguno de los delitos que se os imputan, tal como decís. Conseguisteis el primer paso, cuando se retiraron los delitos en noviembre. Ahora, ¿está avanzando el caso?

No, en absoluto. Porque nadie tiene valor a cogerlo. Hace no mucho hemos sabido que el juzgado de Gavà, que es el que llevaba el caso de Tamara, se ha declarado no competente para llevarlo y lo ha vuelto a enviar a la Audiencia Provincial de Barcelona y el mio está pendiente en los de Vilanova y Granollers. El caso debe archivarse porque no se sostiene. Es puro montaje y no hay ningún juzgado que tenga el valor de investigar o hacer lo que tenga que hacer.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*