Leticia Dolera comparteix el pregó de la Mercè amb una migrant hondurenya i evoquen la Barcelona de les lluites socials

L’actriu, directora i escriptora Barcelonina Leticia Dolera ha iniciat les festes de la Mercè en un parlament que ha compartit amb Carmen Juarez, migrant i activista hondurenya, amb la que han parlat de les lluites transversals que caracteritzen Barcelona

Sandra Vicente
 
 
 
Leticia Dolera, en el pregó de la Mercè 2018, juntament amb Carmen Juárez

Leticia Dolera, en el pregó de la Mercè 2018, juntament amb Carmen Juárez

La Barcelona de la cultura, que resiste a la gentrificación, los barrios y las vecinas, la Barcelona del cine, de la libertad de expresión y los feminismos. Estas han sido las ciudades que la actriz, directora y escritora Leticia Dolera ha recordado y conmemorado a su pregón, que ha dado el pistoletazo de salida de las fiestas de la Mercè de este año. Estas fiestas tienen el acento puesto en una “mirada de mujer, mirada feminista”, apuntó la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, que ha precedido Dolera.

Colau ha lamentado la falta de mujeres pregoneras y diseñadoras de los carteles de las fiestas; “Es una desproporción incomprensible e injustificable”, que han querido empezar a paliar este año “dando, de nuevo, la voz a mujeres jóvenes, fuertes y valientes, que toman la palabra sin pedir permiso”. Así, Colau ha hecho hincapié en “el año difícil que nos precede” y ha mencionado “las cargas policiales, las intervenciones de autogobierno” y ha recordado los líderes sociales y políticos encarcelados. Pero también ha asegurado que en momentos difíciles “se crece, porque Barcelona sabe mantenernos unidas, y sabe reafirmar la comunidad de ciudadanos que quieren ser libres”, añadió.

Y ha sido esta libertad el concepto que ha vehiculado todo el pregón de Dolera, quien ha iniciado su parlamento recordando su predecesora, Marina Garcés. Combinando el catalán y el castellano, la actriz ha incidido en la importancia de las palabras, que “no son baladí, que importan, y que te pueden llevar a un lugar en el que no quieres entrar por propia voluntad. Barcelona, ​​libertad, Merced, Mediterráneo, violencia o democracia nos pueden hacer pensar en cosas diferentes, y eso a veces es un problema “, apuntó.

Risueña, interactuando con el público y con conocidos y conocidas que la acompañaban, Dolera ha recordado la Barcelona de su infancia, la de los barrios “que acompañan y hacen red”. Su pregón ha sido una llamada y un reconocimiento a varias luchas transversales e históricas que caracterizan la capital catalana: desde la lucha por la vivienda y contra la gentrificación, hasta las manifestaciones animalistas, pasando por el 15M.

También ha habido un espacio para las víctimas de la represión policial: “mi madre me decía que si la policía decía que fuéramos, yo me fuera. Pero tengo derecho a la desobediencia civil y pacífica “, recuerda Dolera, quien también ha tenido palabras para Angelo Cilia, quien perdió la visión por una bala de goma, al igual que Roger Español. “Tal vez la madre tenía miedo con razón. Y es que las balas hacen daño, vengan de la policía que vengan “, sentenció.

En su repaso por la Barcelona reivindicativa, ha mencionado la necesidad de la cultura diversa, y la necesidad de empatizar y escuchar todas las partes. “Porque son más de dos”, ha afirmado, en relación al proceso. “Estoy angustiada por este tema: los presos y exiliados. No se puede imponer una nación a quien no lo siente ni tampoco hacer que la nación esté por encima de todo “, ha apuntado, en un discurso conciliador. “Estoy segura de que hay buena gente en todos los puntos de vista y todos los partidos”.

La Barcelona de los feminismos

Como no podía ser de otro modo, el feminismo también ha tenido un peso importante en el pregón de este año, reconociendo la figura de Colau como primera alcaldesa. “Me emociona pensar en una alcaldesa con ‘a’, pero me emociona más que no fuera la primera”, ha reconocido. “Quiero que termine la época de las pioneras y que el techo de vidrio que han roto Ada Colau, Inés Arrimadas, Marta Rovira y Anna Gabriel ya no se tenga que romper más”.

Para que la lucha feminista, según Dolera, “sale junta, en manada, a reclamar una sociedad más igualitaria” y, en esta línea ha querido compartir el resto de su pregón con la Carmen Juárez, migrante y militante hondureña, del colectivo Mujeres migrantes. Juárez ha querido “visibilizar los colectivos de los que nunca se habla”. Habiendo sido cuidadora de personas mayores, Juárez reconoce que Barcelona le salvó la vida, pero también es sinónimo de “miedo y angustia. Por eso reivindico la Barcelona invisibilizada, pero feminista y rebelde. La que lucha desde los márgenes “.

Deixa un comentari

No publicarem la teva adreça de correu.


*