Las desigualdades entre barrios ricos y pobres de Barcelona se estabilizan tras la crisis

El informe del Ayuntamiento sobre la renta de las familias constata el freno al crecimiento de las diferencias entre barrios

Pau Rodriguez
 
 
 
Las desigualdades entre barrios se frenan en Barcelona CARMEN SECANELLA

Las desigualdades entre barrios se frenan en Barcelona CARMEN SECANELLA

Lo apuntó el informe de 2015 sobre renta familiar por barrios en Barcelona y lo constata el de 2016. Las diferencias de renta entre barrios de la capital catalana se han frenado en los últimos años tras haberse disparado durante la crisis. La renta por cápita en el distrito más rico, Sarrià-Sant Gervasi, sigue triplicando la del más pobre, Nou Barris, aunque la brecha parece que se ha estabilizado.

El primer teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, ha celebrado que se esté “empezando a revertir” un incremento de las desigualdades que había sido “exponencial” desde 2007. El ligero optimismo de Pisarello se fundamenta en datos como la diferencia que separa el barrio más rico, Pedralbes, y el más pobre, Ciutat Meridiana. En 2016 les separaban 7,06 puntos según el índice de Renta Familiar Disponible que elabora el Ayuntamiento, una diferencia respecto a 2015 de dos décimas, aunque se explique principalmente por el descenso del primero.

Pese a que las desigualdades dejan de acrecentarse, el mapa de la renta por barrios en Barcelona se mantiene sin grandes variaciones. Sarrià-Sant Gervasi (182,4), Les Corts (136), l’Eixample (119,3) y Gràcia (105,4) siguen con un índice de renta familiar por encima de la media (100), mientras que Nou Barris continúa siendo el distrito más depauperado, albergando en su zona 9 de los 10 barrios con menor renta de la ciudad, entre ellos Ciutat Meridiana, que se encuentra a la cola.

Las rentas medias ganan peso
El informe muestra también un aumento progresivo de las clases medias en la ciudad. Las familias que se incluyen dentro de las rentas media-baja y media-alta supusieron en 2016 el 47,9% del total, un aumento significativo respecto al 41,8% del 2011, pero aun lejos del cerca del 60% que se alcanzó antes de la crisis.

En conjunto, la renta por cápita en Barcelona creció en un año un 3,1%, de 20.100 a 20.800 euros. Algo parecido sucedió con el empleo. Los 34.000 puestos de trabajo que sumó en 2016 la ciudad respecto al año anterior, según los cálculos del Ayuntamiento, supone un crecimiento del 3,3%. “La dinamización del mercado de trabajo es uno de los aspectos que definen mejor la coyuntura expansiva de la economía barcelonesa”, sostiene el informe presentado por el consistorio.

Pisarello ha aprovechado el informe para defender que la “necesidad” de llevar a cabo políticas como el Plan de Barrios, que prevé una inversión de 50 millones de euros este 2018 sobre todo en las zonas más desfavorecidas. Asimismo, el teniente de alcalde ha reclamado al Gobierno central que “cumpla con sus obligaciones de financiación autonómica y municipal”, y ha criticado la congelación de los 4.000 millones de euros a las autonomías por parte del ministro Montoro.

Este es un artículo de eldiario.es

Deixa un comentari

No publicarem la teva adreça de correu.


*