La bronca catalana

Con el veto a Miquel Iceta como senador, ERC busca contentar la parroquia y competir con Puigdemont y la ANC. Que el líder del PSC no sea presidente del Senado es un nuevo disparate en la interminable cadena de errores del Procés

Andreu Claret
 
 
 
Miquel Iceta | Pol Rius

Miquel Iceta | Pol Rius

Para (intentar) entender lo que ocurre en Catalunya hay que escuchar a los vascos. Me refiero a los vascos del PNV. ¿Cómo interpretar el veto de ERC al nombramiento de Miquel Iceta como senador? “Es el enésimo síntoma de la bronca y el deterioro de las relaciones políticas en Catalunya” ha dicho Andoni Ortuzar, el presidente del Buru Batzar. Para él, la llegada de Iceta a la presidencia del Senado suponía “una buena opción para liderar la transición del ‘Senado del 155’ a una cámara del acuerdo, el diálogo y la negociación”.

Un razonamiento político basado en una idea llana: la recuperación del PSOE hasta alcanzar la mayoría absoluta en el Senado tiene algo de milagro. No vayamos a perder la oportunidad. Política pura. Aprovechemos la coyuntura, sin renunciar a nada. Sabiendo que la ocasión se puede malograr, pero haciendo todo lo posible para que prospere. Esta es la manera de razonar de los vascos. A las antípodas de los argumentos peregrinos esgrimidos por ERC que buscan contentar la parroquia y competir con Puigdemont y la ANC.

Cuando en Catalunya ocurre estas cosas, que parecen incomprensibles, escuchen la voz del PNV. A veces no se oye, porque las viejas fidelidades todavía cuentan, pero cuando el despropósito lo amerita, como es el caso del veto a Iceta, los vascos no callan. Y son contundentes. Como hicieron cuando Puigdemont y Junqueras no tuvieron arrestos para convocar elecciones en vez de proclamar repúblicas imaginarias. Como volvieron a hacer cuando Junts per Catalunya y Esquerra Republicana precipitaron la convocatoria de elecciones. Como han vuelto a hacer ante este disparate.

A quienes discrepen del calificativo, les invito a responder a la pregunta siguiente: ¿En qué ha mejorado la situación de Catalunya, y la de los presos, tras el no a Iceta? ¿En qué ha contribuido este no a colocar el conflicto en una mesa de negociación? En nada. Ah! Pero nos hemos dado el gustazo de impedir que Miquel Iceta sea presidente del Senado. Todo muy de aquí.

Andreu Claret
Sobre Andreu Claret

Periodista i escriptor Contacte: Twitter | Més articles

Deixa un comentari

No publicarem la teva adreça de correu.


*